crédito después de la bancarrota

Crédito después de la bancarrota

El crédito después de la bancarrota es una de las principales preocupaciones que tienen las personas que están valorando la posibilidad de declararse en quiebra.

¿Qué sucede con el crédito después de la bancarrota?

Muchas personas se preguntan si su calificación de crédito se va a desplomar después de declarar la quiebra. Pero no siempre es así. De hecho, en algunos casos, el credit score de alguien que ha declarado la bancarrota puede mejorar.

La calificación promedio de crédito para las personas que se acogen al Capítulo 7 suele subir más de 80 puntos. Sin embargo, el aumento es inferior para los que se presentan la quiebra bajo el Capítulo 13.

Una quiebra bajo el Capítulo 7 permanece en el reporte de crédito durante 10 años. Dentro del Capítulo 13, la bancarrota aparece durante 7 años. Evidentemente, un apunte de quiebra tiene una connotación claramente negativa.

El crédito después de una bancarrota tiene este comportamiento por los siguientes motivos:

  • La mayoría de la gente que presenta una quiebra tienen ya una calificación crediticia realmente baja, porque hay deudas impagadas, retrasos en los pagos, etc. Una declaración de bancarrota puede suponer en muchos casos que se eliminen apuntes negativos del reporte de crédito de una persona.
  • Aunque la quiebra se mantiene en el cálculo de la calificación crediticia durante 7 o 10 años, el impacto va disminuyendo a lo largo de los años, sobre todo si se responde de forma responsable a las obligaciones contraídas en la bancarrota.

La quiebra es un nuevo punto de partida

La calificación media de las personas que solicitan una quiebra suele estar en torno a 500. Se trata de un puntaje bastante bajo. Lo normal es que la gente que tiene problemas de deudas pase unos dos años luchando hasta que deciden presentar el Capítulo 7 o el Capítulo 13. En esos momentos, su calificación de crédito ya es muy baja. Es difícil que empeore más. Como se ha comentado anteriormente, la presentación de la quiebra supone que algunas deudas se eliminen, y ese hecho afecta positivamente al credit score.

Un estudio de LendingTree sobre el crédito después de la bancarrota llegó a la conclusión de que el 43% de las personas que habían presentado una quiebra, tenían calificaciones de crédito de 640, o más altas incluso, un año después de la solicitud. Cuando habían pasado dos años de la quiebra, el número de personas con esta calificación de 640 o más, ya estaba en el 65%.

Algunas personas habían logrado calificaciones crediticias de 740 tan solo un año después de declararse en quiebra.

Los individuos que son responsables con sus límites de crédito después de la declaración de quiebra, normalmente son capaces de financiar carros y disponer de tarjetas de crédito de forma relativamente rápida. Una parte significativa  de las personas disponen de la calificación de crédito suficiente para solicitar un préstamo con garantía hipotecaria en un plazo de dos a cuatro años.

Conclusión

En resumen, la declaración de quiebra no hunde su capacidad de crédito para el resto de su vida. En función de su calificación de crédito inicial,  es muy posible que el credit score aumente después de la declaración de bancarrota. Además, aunque la calificación empeore al principio, es cuestión de tiempo que su situación con respecto al crédito mejore.